E dificio de estilo barroco que en 1772 fue adquirido por Isidro Huarte, quien lo reconstruyó para convertirlo en residencia particular y de negocios. Posteriormente, la casa fue propiedad de doña Francisca Román, Dama de Honor de la emperatriz Carlota, de ahí que en 1864 cuando Maximiliano de Habsburgo.